Denuncias falsas: consecuencias

Denuncias falsas: consecuencias. En este breve artículo, el abogado penalista Álvaro Escudero te va a explicar qué consecuencias, sociales y jurídicas, se producen cuando se interpone una denuncia falsa de violencia de género o de malos tratos.

Denuncias falsas: consecuencias para el denunciado.

Lo primero y más importante que debemos tratar, son las consecuencias sociales y vitales que una denuncia falsa tiene sobre el denunciado.

En primer lugar, debemos recordar que desde las instituciones públicas, como el Ministerio de Igualdad, se realizan publicaciones en las que se da por hecho que todo denunciado o sospechoso de violencia de género, es culpable.

Lo anterior lleva a que la sociedad tenga una visión extremadamente negativa de una persona que es denunciada. Se suele aplicar el dicho popular «cuando el río suena, agua lleva». Y no, no debería ser así.

Consecuencias jurídicas para el denunciado.

Una persona que sufre una denuncia falsa, es víctima también de la Ley de violencia de género. ¿Por qué? Te lo explico a continuación.

La principal consecuencia que sufre es que, a pesar de ser inocente, posiblemente va a vivir un procedimiento penal completo. O, como mínimo, una fase de instrucción (investigación por parte del juez instructor) completa.

En el mejor de los casos, conseguirá que el juez de instrucción dicte el archivo de la causa. Eso sí, tras haber incurrido en una serie de gastos en un abogado, y haber sufrido un daño en su imagen que, posiblemente, sea irreparable.

En el peor de los casos, dependiendo del juez instructor y de la fiscalía, el asunto llegará a juicio. Es decir: sufrirá un juicio en su contra, a pesar de ser inocente, en el que se solicitará por parte de la acusación la condena de prisión.

Denuncias falsas: Consecuencias sociales para el denunciado.

El modus operandi de las personas que interponen denuncias falsas suele ser el siguiente: para consolidar su papel de víctima, difunden la noticia de la denuncia en los entornos laboral y personal del denunciado. De esta forma, además de reforzar su victimismo, perjudican lo máximo posible al denunciado.

Denuncias falsas: consecuencias

En algunos casos, en los que el denunciado es un personaje público conocido, el daño a su imagen es aún mayor, posiblemente incalculable. El mejor ejemplo de ello lo tenemos en el actor Johnny Depp, quien sufrió la cancelación de múltiples contratos y, con ello, la pérdida de cientos de millones de euros; todo ello por las acusaciones falsas de su ex Amber Heard.

Otro ejemplo, más cercano a nosotros, es el del futbolista Rubén Castro. Se llegaron a pedir contra él hasta 8 años de prisión y ha sido declarado absuelto en dos ocasiones. El daño a su imagen y el acoso de la prensa, nadie puede repararlo.

Denuncias falsas: consecuencias para la denunciante.

En este punto, vamos a tratar las consecuencias que puede sufrir la falsa denunciante.

Consecuencias jurídicas.

Por desgracia, la inmensa mayoría de mujeres que interponen una denuncia falsa de malos tratos, no sufren ninguna consecuencia.

Primero, debemos recordar que en el procedimiento penal no se condena en costas a quien denuncia, aunque el procedimiento sea archivado o termine en sentencia absolutoria.

Por regla general, la fiscalía, incluso cuando sabe que la denuncia es falsa, decide no hacer nada. Por tanto, iniciar un procedimiento penal por denuncia falsa quedará siempre en manos del hombre. Ello conllevaría un gasto económico importante, además de prolongar el desgaste psicológico. Por ello, en raras ocasiones se termina iniciando dicho procedimiento.

Condena que se puede imponer a la falsa denunciante.

En la inmensa mayoría de los casos, en caso de conseguir que la falsa denunciante sea condenada, se saldará con una multa. Sale barato intentar arruinarle la vida a una persona, ¿verdad?.

Solo en los casos más graves, según lo estipulado en el art. 456 del Código Penal, podrá establecerse una condena de prisión de seis meses a dos años.

Además, se podrá imponer una condena de responsabilidad civil. Es decir, una indemnización económica por los daños sufridos.

Consecuencias sociales para la falsa denunciante.

Ninguna. Es así de duro, pero así de rotundo. Sale prácticamente gratis.

Incluso en los casos más mediáticos y «sangrantes», como el de Juana Rivas, las instituciones y administraciones públicas se posicionan en favor de la falsa denunciante. Pinchando aquí, puedes leer mi artículo «El indulto a Juana Rivas».

Conclusiones.

I) Por parte de las instituciones y administraciones públicas, no solo no se persigue este tipo de prácticas habituales en, entre otros, procedimientos de divorcio y custodias; sino que, en cierto modo, se fomenta.

II) Por otro lado, podemos concluir que interponer una denuncia falsa con el objetivo de arruinarle la vida a otra persona o de influir en un procedimiento de custodia, en la inmensa mayoría de los casos sale «gratis», es decir no tiene consecuencias. Esto es así dada la parsimonia de la fiscalía y dada la complejidad de conseguir ganar un procedimiento que se inicie contra la falsa denunciante.

III) El daño que se causa a quien sufre la denuncia, en muchas ocasiones, es irreparable.

IV) Es fundamental contar con un abogado especializado en esta materia para poder incrementar las posibilidades de ganar.

¿Cómo podemos ayudarte?

Desde el Departamento de violencia de género de Expert abogados, podemos ayudarte en el caso de que hayas sufrido una denuncia de malos tratos.

Mi nombre es Álvaro Escudero y soy abogado experto en Derecho penal y, además, especialista en delitos de malos tratos.

Contactar con Álvaro aquí:

Leer Política de Privacidad antes de aceptar*
Leer Política de Privacidad antes de aceptar*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.