Cómo puede controlar la empresa los ordenadores de sus empleados

como controlar ordenador empleados

En un reciente juicio por despido disciplinario una de las cuestiones que se debatían era la justificación como base del despido respecto de una serie de correos electrónicos de indole privado que el empleado habia podido enviar desde su cuenta corporativa. De ahí surge la gran pregunta ¿Cómo puede controlar la empresa los ordenadores de sus empleados?

Introducción

Hemos de partir de la idea que estoy extrayendo un argumento de una carta de despido amplia, pero que estimo muy interesante por un doble motivo

  1. Puede ayudar a empresas a reorganizar su estructura a los efectos de delimitar los usos de los medios propios puestos a disposicion de los empleados
  2. Puede ayudar a los trabajadores a conocer cuales son sus derechos y obligaciones

Partimos de la premisa que cualquier relacion laboral ha de estar presidida por la buena fe, y que dicho concepto ha de ser considerado de manera bidireccional y recripoco.

El caso en cuestión se ciñe a la aportación en el juicio de una serie de impresiones de correos electronicos del empleado enviados a una familiar en la que la empresa consideraba que pudiera estar realizando competencia desleal para con la empleadora.

Centrandonos en dicho momento, ¿cuales fueron las reacciones que se mantuvieron?

Defensa del trabajador

La defensa del trabajador entendia que se habia producido una invasion de los derechos fundamentales del trabajador ( intimidad ) ya que la aportacion de la prueba no habia venido llevada a cabo por una pericial informatica, y unicamente se limitaba a poner a disposicion del juzgado la impresion de una serie de correos electronicos e incluso un pantallazo de la aplicación de correo electrónico con el criterio de búsqueda de la dirección electrónica de su familiar.

 

Defensa de la empresa

Venia a sustentar la aportación de dicha prueba bajo el criterio de la facultad empresarial de control de los medios propios. ( art. 20 E.T. )

 

Debate jurídico

Para poder hacer un planteamiento sobre cómo puede controlar la empresa los ordenadores de sus empleados, hay existe la Solución Mágica del Test Barbulescu.

El Tribunal Europeo Derechos Humanos (TEDH) de 5/09/2017, Caso Barbulescu  estableció los requisitos que han de presidir la actuacion empresarial para que no se produzcan violanciones de derechos fundamentales.

Así en el parrafo 120 de dicha sentencia se establece que

“Las autoridades nacionales deben velar por que la introducción por un empresario de medidas para supervisar la correspondencia y otras comunicaciones, independientemente del alcance y la duración de esas medidas, vaya acompañada de garantías adecuadas y suficientes contra los abusos “

Test de Barbulescu

Para, de manera seguida en el siguiente parrafo establecer un hexalogo de buenas prácticas el cual es conocido como el Test de Barbulescu. Dicho hexalogo es el siguiente:

  1. Si se ha notificado al empleado la posibilidad de que el empresario adopte medidas para supervisar la correspondencia y otras comunicaciones, y la implementación de esas medidas. Si bien en la práctica los empleados pueden ser notificados de diversas maneras en función de las circunstancias fácticas particulares de cada caso, el Tribunal considera que para que las medidas se consideren compatibles con los requisitos del artículo 8 del Convenio, la notificación debería normalmente ser clara sobre la naturaleza de la supervisión y darse con antelación;
  2. El alcance de la supervisión por parte del empresario y el grado de intrusión en la intimidad del empleado. A este respecto, debe distinguirse entre la monitorización del flujo de comunicaciones y de su contenido. También debe tenerse en cuenta si se han monitorizado todas las comunicaciones o sólo parte de ellas, así como la cuestión de si la monitorización fue limitada en el tiempo y el número de personas que tuvieron acceso a los resultados (véase Köpke, citado anteriormente). Lo mismo se aplica a los límites espaciales de la monitorización;
  3. Si el empresario ha proporcionado razones legítimas para justificar la monitorización de las comunicaciones y el acceso a su contenido real (véanse los párrafos 38, 43 y 45 supra para una visión general del derecho internacional y europeo en este ámbito). Dado que la monitorización del contenido de las comunicaciones es, por naturaleza, un método claramente más invasivo, requiere una justificación más ponderada;
  4. Si hubiera sido posible establecer un sistema de supervisión basado en métodos y medidas menos intrusivos, que el acceso directo al contenido de las comunicaciones del empleado. A este respecto, debería evaluarse, a la luz de las circunstancias particulares de cada caso, si el objetivo perseguido por el empresario podría haberse logrado sin haber accedido directamente al contenido completo de las comunicaciones del empleado;
  5. Las consecuencias del control para el empleado sometido a él (véase, mutatis mutandis, el criterio similar aplicado en la evaluación de la proporcionalidad de una injerencia en el ejercicio de la libertad de expresión según lo protegido por el artículo 10 del Convenio en el asunto Axel Springer AG contra Alemania [GC], nº 39954/08, párrafo 95, 7 de febrero de 2012, con otras referencias); y la utilización por el empresario de los resultados de la operación de monitorización, en particular si los resultados se utilizaron para alcanzar el objetivo declarado de la medida (véase Köpke, citado anteriormente);
  6. Si se habían proporcionado al empleado las garantías adecuadas, especialmente cuando las operaciones de supervisión del empresario eran de carácter intrusivo. Esas garantías deben garantizar, en particular, que el empresario no pueda acceder al contenido real de las comunicaciones en cuestión a menos que el empleado haya sido notificado con antelación de esa eventualidad.

Antonio Silva Abogado Laboralista Sevilla

Principios rectores para controlar la empresa los ordenadores de sus empleados

Posteriores Sentencias tanto a nivel Europeo, como a nivel de España han vneido delimitando los principios que deberian presidid el control empresarial de las comunicaciones de sus empleados para no incurrir en lesiones a derechos fundamentales :

Esos principios son:

  1. Necesidad: el control tendrá que ser necesario y encaminadno a lograr un objetivo determinado.
  2. Transparencia: el empleador debe proporcionar a sus empleados información completa y previa sobre las operaciones de control.
  3. Legitimidad: las actividades de control deberán tener un fin legítimo.
  4. Especificación de objetivos: los datos deben recopilarse con fines explícitos, específicos  y legítimos.
  5. Seguridad: la empresa debe tomar todas las medidas de seguridad que garanticen que los datos obtenidos no sean accesibles por terceros.
  6. Proporcionalidad: los datos personales monitoreados deben ser adecuados en relación con el objetivo especificado.

Conclusión

Para poder controlar la empresa los ordenadores de sus empleados sin vulnerar los derechos de estos, es muy recomendable que ambas partes puedan firmar un documento, el cual puede ser incorporado al propio contrato de trabajo, en el que conste cuales son las acciones que va a llevar a cabo la empresa, el fin y objetivo al que van encaminado y cuales son las medidas de control.

Al menos así podrán aportarse con plenas garantías a un procedimiento judicial los datos que consten en los ordenadores que la empresa pone a disposición de los empleados.

Desde el departamento de Derecho Laboral (despidos) de Expert Abogados podemos ayudarte en tu asunto y defender tus derechos para saber cuando está realizado de manera correcta un despido, tambien en el Derogado el despido por falta de asistencias.

Mi nombre es  Antonio Silva y soy abogado especializado en derecho laboral y despidos.

2 comentarios en «Cómo puede controlar la empresa los ordenadores de sus empleados»

    1. Muchas gracias por tu comentario, la intención es intentar explicar cuestiones de derecho laboral para que sea accesible para todos los «públicos».
      Si te ha gustado, te invito a que te suscribas para seguir recibiendo todos los artículos que publicamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *