Abogados de desahucio de inquilinos en Bilbao

Abogados de desahucio de inquilinos en Bilbao

Hace unas semanas actuamos como abogados de desahucio de inquilinos en Bilbao.

Tenía un juicio de desahucio por impago de alquiler.

Los procesos de desahucio de inquilinos por impago de alquiler y por finalización de contrato son las únicas materias que trabajo. No llevo absolutamente nada más.

En Bilbao las cosas salieron bien. Te lo cuento…

La demanda de desahucio en Bilbao

En este caso el propietario contactó conmigo tardísimo.

De hecho, no fue el propietario quien contactó conmigo, sino que fue su hermana quien me llamó, ya que le había llevado otro desahucio hacía unos meses en Torrevieja (Alicante).

Así que mi antigua clienta me contactó para decirme que su hermano tenía una inquilina que no le pagaba.

Pero claro, me avisó cuando ya había una deuda de 4.250 euros.

 

Cada mensualidad era de 600 euros, así que el inquilino ya le debía más de seis mensualidades.

Puse la demanda al día siguiente de que me contactase mi clienta.

El decreto de admisión

En cuanto se pone una demanda el juzgado lleva a cabo una serie de procedimientos internos y la reparte a un determinado juzgado.

Y varias semanas después (unos 30 días después de presentar la demanda) el juzgado emite un documento que se llama «decreto de admisión».

En ese documento es donde ya aparecen las fechas importantes del proceso, es decir, tanto la fecha del juicio como la del desahucio.

La notificación del decreto de admisión

Una vez que el juzgado emite el decreto de admisión, hay que notificárselo tanto al propietario como al inquilino.

En cuanto al propietario, no se le notifica a él directamente, sino que se le notifica al procurador y éste me lo notifica a mí (todo ello online).

Y en cuanto al inquilino, como aún no tiene abogado ni procurador, pues hay que notificarle la demanda en la propia vivienda arrendada.

Lo que pasa es que si se deja en manos del juzgado hacerle la notificación al inquilino, ello puede tardar 1-2 meses, así que yo siempre opto por hacer la notificación nosotros mismos, es decir, que haga la notificación nuestro procurador. de este modo solo se pierden 1-2 días.

La inquilina se opuso a la demanda

Una vez que se notificó la demanda a la inquilina, ésta se opuso a la demanda.

Lo que dijo es que de la deuda que yo reclamaba, había 1.900 euros que no correspondía reclamarla en este proceso porque ya había sido reclamado con anterioridad en otra demanda que había había puesto el propietario).

Y es que hacía dos años el propietario había puesto un juicio monitorio reclamando no el desahucio sino solo 1.900 euros adeudados. Y le dieron la razón.

Por tanto, la inquilina se opuso diciendo que de la deuda reclamada había que quitar 1.900 euros y, respecto al resto de la deuda, dijo que estaba pagada 8cosa que era mentira y que, obviamente, no iba a poder demostrar el día del juicio).

Así que como se opuso a la demanda, había que ir a juicio a Bilbao (te recuerdo que si el inquilino se opone a la demanda hay juicio, y si no se opone no hay juicio y directamente te dan la razón).

El juicio de desahucio en Bilbao

El juicio fue sencillo.

En realidad lo único que se discutió fue el asunto de los 1.900 euros, pues del resto de la deuda no pudieron probar que estuviese pagada.

Así que yo me ratifiqué en mi escrito de demanda, y el abogado contrario se ratificó en su escrito de contestación.

Y luego yo defendí por qué debería incluirse en la deuda esos 1.900 euros (aún sabiendo que era difícil que me dieran la razón, ya que lo incluí para no tener que poner en el futuro dos demandas de embargo, sino solo una, o sea, lo metí «por ver si colaba») y el abogado contrario defendió su postura.

Y el juicio quedó visto para sentencia.

La sentencia de desahucio

La sentencia le dio la razón al abogado contrario respecto a los 1.900 euros, y me la dio a mi respecto al resto de la deuda.

Es decir, se condenó a la inquilina al pago de la deuda desde el día de presentación de la demanda hasta el día del desahucio, y de esa deuda había que quitar esos 1.900 euros (porque ya teníamos una sentencia que nos concedía esos 1.900 euros).

Y también se le condenó a ser desahuciada.

El lanzamiento (desahucio)

El desahucio se produjo en el mes de diciembre de 2021.

La demanda ejecutiva

Como te he comentado a lo largo de este post, debido a que en su día el propietario cometió el error de poner una demanda reclamando solo la deuda y no el desahucio, resulta que ahora tiene dos sentencias a su favor: una por 1.900 euros y otra por más de 5.000 euros.

Si directamente se hubiera decidido por la demanda de desahucio cuando le debían aquellos 1.900 euros, se habría producido el desahucio muchos meses antes, y se habría ahorrado perder bastante dinero.

En cualquier caso ya he puesto la demanda ejecutiva para embargar a la inquilina, así que esperamos en breve poder recuperar parte de esa deuda.

Base legal para poner la demanda

Esta demanda, como cualquier otra de desahucio por impago de alquiler, está puesta en base al artículo 27 de la ley de arrendamientos urbanos., que es el que permite solicitar el desahucio cuando el inquilino no paga.

Desde el departamento de desahucios de inquilinos de Expert Abogados podemos ayudarte en tu asunto y ayudarte a recuperar tu vivienda o local en el menor tiempo posible, gracias a nuestra especialización.

Mi nombre es Eduardo Fernández-Fígares y soy abogado especializado en desahucios de inquilinos.

Contactar ahora con Eduardo aquí:

Leer Política de Privacidad antes de aceptar*
Leer Política de Privacidad antes de aceptar*
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.