Pensión de alimentos durante las vacaciones de verano

pension de alimentos vacaciones de verano

Es una cuestión que se plantean con frecuencia los padres separados o divorciados que abonan una pensión de alimentos mensual: Si mis hijos están la mitad del tiempo conmigo durante las vacaciones de verano, ¿debo pagar la pensión de alimentos?

La respuesta es sí. El criterio jurisprudencial es que la pensión de alimentos es una contribución a los gastos de los hijos reconocida como cómputo anual, que se prorratea para que el pago se realice por mensualidades.

 

¿Es injusto pagar la pensión de alimentos durante las vacaciones de verano?

Puede dar esa sensación, desde luego, porque los menores están con el padre la mitad de las vacaciones, por ejemplo, una quincena en julio y otra quincena en agosto. Puedes acceder a nuestro artículo sobre el reparto de tiempo durante las vacaciones de verano

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los meses se gastará lo mismo en los hijos. Hay mensualidades (febrero, por ejemplo) que necesitarán menos desembolso y otras, como el mes de septiembre, donde sabemos que los gastos serán mayores. No sólo por los libros sino porque el inicio de curso y temporada siempre implica un mayor gasto en ropa, calzado, uniformes si lo hubiera y material escolar.

Salvo que se haya pactado lo contrario, los libros y el material escolar están incluidos en la pensión de alimentos. Eso ya incrementará el gasto de manera exponencial durante ese mes pero la cuantía de la pensión continuará siendo la misma.

 

 

Cómo calcular la pensión de alimentos

Para evitar desajustes, lo más efectivo es que antes de firmar el convenio regulador o solicitar una cantidad al alza en la demanda de divorcio o separación, los progenitores calculen cuáles son los gastos reales de sus hijos durante un año.

Lo habitual cuando se sientan con la cuenta bancaria delante y desglosan los gastos de los menores es que sean superiores a los que tienen en mente. La primera respuesta suele ser “mis hijos no gastan mucho”, pero cuando comienzan a relacionar cada concepto, se dan cuenta que generan más gastos de los que pensaban. De ahí, una buena previsión para que la pensión de alimentos no se quede corta y podamos acreditar por qué solicitamos una u otra cantidad por este concepto. No como una cuantía al alza sino teniendo en cuenta los gastos de tus hijos en cómputo anual.

 

¿Qué incluye la pensión de alimentos?

Según el artículo 142 del Código civil, la pensión de alimentos incluye todo lo relativo apension alimentos vacaciones de verano

  • Alimentación
  • Vestido y calzado
  • Vivienda (con los gastos de suministro que ello implica)
  • Formación integral de los hijos

 

Si quieres información más detallada, te invito a que leas nuestro post sobre la pensión de alimentos 

 

¿Qué ocurre si no pago la pensión de alimentos durante las vacaciones de verano?

Las consecuencias civiles y penales de no abonar la pensión de alimentos de los hijos son tan trascendentes que hay que ser muy cuidadoso con esta decisión.

Si no se abona la pensión de alimentos durante el verano, la parte acreedora de la pensión de alimentos (habitualmente la madre) puede solicitar la ejecución de la misma. Es decir, exigirá el pago de la misma judicialmente y ello conllevará la condena en costas y la suma de los intereses generados.

Si se dejara de abonar la pensión de alimentos durante más tiempo, 2 mensualidades consecutivas o 4 mensualidades no consecutivas, podría incurrirse en un delito de impago de pensiones, si se prueba que había disponibilidad económica para hacerlo (artículo 227 del Código Penal)

 

EN CONCLUSIÓN

Salvo pacto expreso en contrario, sí hay que continuar abonando la pensión de alimentos aunque los hijos estén con el obligado al pago durante las vacaciones de verano. Antes de dejar de abonar la pensión, asesórate para evitar las consecuencias civiles o penales del impago de pensiones.

 

En palabras del Magistrado D. Antonio Javier Pérez Martín1): «no debemos olvidar que con cargo a esa pensión se han de cubrir no sólo los gastos de alimentación de los hijos, sino su cuidado diario, su vestido, calzado y cobijo. Quiere con ello decirse que en esas cantidades que se señalan como pensión hay que computar gastos que se pueden entender fijos, se tenga en ese momento al hijo en compañía del cónyuge que tiene su guarda y custodia o no».

 

TRATADO DE DERECHO DE FAMILIA. Tomo I: “Procedimiento contencioso. Separación, divorcio y nulidad. Uniones de hecho. Otros procedimientos contenciosos”. Editorial Lex Nova, Valladolid, 2ª ed., p. 656.

 

Desde el departamento de Derecho de Familia de Expert Abogados podemos ayudarte en tu asunto y tramitar tu divorcio, separación o modificación de medidas para que consigas la mejor solución para ti y tu familia, gracias a nuestra especialización.

Mi nombre es Carolina Torremocha y soy abogado especialista en Derecho de Familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *