Cómo repartir las vacaciones de verano de los niños

reparto de vacaciones de Verano

Se acerca el verano y nos llegan consultas relacionadas con el reparto de las vacaciones de los niños en caso de padres separados o divorciados. Veamos quién decide el período de vacaciones y cuáles son las mejores fórmulas de repartir el período de vacaciones escolares cuando los padres están separados.

 

¿Qué tiempo se considera vacaciones de verano?

Lo deseable es que en el convenio regulador de divorcio o en la Sentencia se especifique los meses que quedan incluidos como vacaciones a estos efectos. Normalmente, hay dos opciones:

  • Desde que terminan los niños el colegio (en junio) hasta que lo empiezan (en septiembre). Esta opción implica que habrá unos días diferentes cada año porque las fechas varían de un curso escolar a otro.
  • Incluir únicamente los meses de julio y agosto.

En caso de divorcio o separación de mutuo acuerdo cada familia puede elegir en función de sus circunstancias:

  • Vacaciones de los progenitores
  • Número de hijos
  • Apoyos familiares para cuidar de los menores si los padres trabajan

Si el divorcio o la separación es contenciosa, los Juzgados suelen hacer coincidir las vacaciones de verano con el calendario escolar.

 

¿Cómo se reparten las vacaciones de verano de los niños tras la separación?

Hay tantas opciones como familias en caso de procedimientos de mutuo acuerdo. Imaginemos, por ejemplo, que en menores lactantes los períodos suelen ser más cortos para que el contacto con ambos progenitores sea frecuente.

El reparto más habitual es:

  • Por meses
  • Semanas
  • Por quincenas

De nuevo, dependiendo de la edad de los menores y de las posibilidades de los progenitores para estar al cuidado de los mismos durante el período de vacaciones, dependerá cada elección.

Hace años era frecuente ver Sentencias en que se dividían por mitad las vacaciones de verano y los menores estaban con un progenitor en julio y con el otro en agosto (reparto por meses).

Sin embargo, son períodos demasiado largos para los menores y cada vez es más común que se repartan las vacaciones por quincenas. De este modo, si alguno de los progenitores quiere viajar puede planificarlo en esa quincena, pero los niños no están un mes completo sin contacto con el otro progenitores.

Cuando los menores son pequeños o si los padres no tienen intención de realizar viajes largos, el reparto puede realizarse por semanas alternas. Esto facilita un contacto más frecuente del menor con ambos progenitores si bien es cierto que implica más movimientos o traslados.

 

¿Cómo se reparten las vacaciones de verano en custodia compartida?

Las alternancias que hemos referido se pueden aplicar tanto en supuestos de custodia individual como en caso de custodia compartida.

Por mi experiencia, considero que lo más efectivo para las familias que eligen la custodia compartida es que no haya modificación durante las vacaciones. Si ya tienen una alternancia semanal durante todo el año, que la misma continúe durante el verano, o bien se alargue para distribuirla por quincenas pero respetando los turnos que vienen distribuyendo durante el año.

 

¿Quién decide el período de vacaciones?

Suelen utilizarse fórmulas del tipo “el padre elegirá los años impares y la madre los años pares”. Este tipo de redacción para mí es fuente de conflictos, a menos que entre los progenitores exista muy buena relación.

Cuando hay desencuentros, la elección de las vacaciones suele generar problemas en este tipo de fórmulas:

  • A quien corresponde elegir no lo hace con tiempo suficiente
  • Se considera que se está eligiendo el período vacacional “para fastidiar” al otro
  • Ambos están a expensas de lo que decida el otro progenitor para planear sus vacaciones.

En mi opinión, todo debe quedar distribuido desde el inicio, tanto en los convenios reguladores -donde tenemos más posibilidad de ser minuciosos- como en las Sentencias de divorcio o separación.

 

La mejor fórmula de reparto de vacaciones de verano sería:

Las vacaciones de verano incluyen los meses de julio y agosto. Los días no lectivos de junio y septiembre se disfrutarán como el resto del año.

Los meses de julio y agosto se dividirán por quincenas alternas.

Los años pares corresponde el primer período de vacaciones al padre y el segundo a la madre. cómo repartir las vacaciones de verano

los años impares corresponde el primer período de vacaciones a la madre y el segundo al padre”.

 

De esta forma, ambos progenitores al inicio del año ya conocen qué períodos de vacaciones les van a corresponder y pueden

  • Planear las vacaciones con la antelación que consideren.
  • Solicitar las vacaciones en su trabajo para poder estar a cargo de sus hijos.
  • No es necesario comunicar al otro ni elegir períodos o poner de acuerdo porque ambos conocen cuándo les va a corresponder en función de si el año es par o impar.

Lo mismo puede utilizarse para las vacaciones de Semana Santa o las vacaciones de Navidad .

Por supuesto, si la relación entre las partes es cordial, pese a lo firmado en el convenio regulador o en la sentencia, los progenitores pueden realizar los cambios que consideren oportunos, siempre que ambos estén conformes. Es preferible que en este caso conste por escrito, aunque sea por intercambio de un correo electrónico con la modificación de las fechas y el consentimiento expreso de ambos.

 

¿Cómo se reparten las vacaciones de verano si uno de los progenitores reside en el extranjero?

Tanto si reside fuera del país como si tiene el domicilio habitual muy alejado del domicilio de los menores y no disfruta de su compañía de manera frecuente (fines de semana alternos), puede establecerse un reparto diferente durante los períodos de vacaciones que de alguna forma compense el tiempo que no puede estar en compañía de sus hijos durante el año. Así, pueden repartirse los meses de julio y agosto en proporción superior para el progenitor que no tenga a los menores con él (seis de las ocho semanas, por ejemplo). Así lo estableció el Tribunal Supremo en Sentencia 301/2017, de 16 de mayo

 

¿Se debe abonar la pensión de alimentos durante las vacaciones de verano?

Sí, la Jurisprudencia es clara al respecto. Se considera que la pensión de alimentos incluye el cómputo de todos los gastos de los menores a lo largo del año, aunque se abone en plazos mensuales. Por ello debe ser abonada durante los doce meses del año, con independencia de que los niños estén al cuidado del progenitor que abona la pensión de alimentos.

 

¿A quién le tocan los niños después de las vacaciones escolares?

Para reanudar el régimen de visitas tras las vacaciones de verano debemos atender a quién fue el último progenitor que estuvo en compañía de los menores.

Si el último fin de semana antes de las vacaciones estuvieron con el padre, corresponderá a la madre el primer fin de semana después del período vacacional.

 

 

Espero haber resuelto todas tus dudas relacionadas con el reparto de vacaciones de los niños tras el divorcio o la separación. Como siempre decimos, en este tipo de situaciones lo mejor es alcanzar un acuerdo entre las partes y tomar las decisiones en beneficio de los menores.

Que tengáis unas FELICES VACACIONES !

 

Desde el departamento de Derecho de Familia de Expert Abogados podemos ayudarte en tu asunto y tramitar tu divorcio, separación o modificación de medidas para que consigas la mejor solución para ti y tu familia, gracias a nuestra especialización.

Mi nombre es Carolina Torremocha y soy abogado especialista en Derecho de Familia.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *